Dos mascarillas negras con ingredientes naturales y de calidad

mascarillas negras naturales

Las mascarillas faciales siempre son un método acertado para recobrar la suavidad natural de la piel del rostro. Comúnmente se producen de esencias y productos a base de productos de la naturaleza como el pepino, la miel, la canola y otros. Pero, ya te aplicaste la excelente mascarilla negra.

Videos en la red muestran como estas chicas lograr eliminar sus impurezas y espinillas con este tipo de mascarillas no probadas científicamente, pero correr riesgos innecesarios, ya que existen otras formas más inteligentes y seguras de usar su principal ingrediente el carbón activado con propiedades beneficiosas.

Aplica en tu rostro productos ricos en elementos naturales

Lo más recomendable es colocar en el rostro solo productos que se conozcan a ciencia cierta que sean inofensivos y ricos en elementos naturales que ayuden a mejorar las condiciones de la piel, bien sea depurándola o nutriéndola. Para ello debemos conocer qué tipo de piel tenemos, sí es grasa, seca o mixta.

Luego, apóyate en ingredientes naturales para enfatizar la belleza de tu piel, existen dos maneras de preparar la mascarilla negra de forma muy fácil y sin riesgos. Para la primera mascarilla necesitarás tres ingredientes para lograr limpiar y exfoliar la piel:

  • Carbón activado.
  • Gelatina neutra en polvo.

Forma una pasta con dos cucharaditas de gelatina y tres de leche y llévala por diez minutos al microondas, agrégale una cucharadita de carbón activado y remuévelas hasta que se integren, con cinco minutos más de calor estará lista.

Sin que se enfríe por completo, porque la gelatina se solidifica en pocos segundos, colócala en tu rostro con un pincel, cuidando el contorno de los labios, ni de los ojos. Tampoco, cerca del cabello. Luego, de diez minutos retírala.

Una mascarilla especial para la piel grasa

La segunda mascarilla, es especial para pieles grasas pero debe dejarse en el rostro por veinte minutos para que haga los efectos astringentes de manera poderosa. Se prepara con:

  • Unas gotas de zumo de limón
  • Una cucharada del gel o de pulpa de Aloe Vera
  • Treinta gotas de aceite de jojoba
  • Media cucharadita de arcilla en polvo de cualquier color negra, roja, verde y blanca.
  • Media cucharadita de carbón activado

La mezcla se hace uniendo el carbón y la arcilla, luego las gotas del zumo de limón y luego vierta el gel de aloe vera y finalmente el aceite de jojoba y al batir de nuevo ya la mascarilla está lista. Colóquela con pincel evitando los puntos vulnerables. Acabáramos, retirándola con agua tibia y esponja.

agosto 23, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *